Remedio Casero contra la gripe

Era uno de esos días…., además dos días antes, consecuencia de una visita a mi sobrina que acaba de empezar la guardería, un buen gripazo había acabado con mi salud. Fueron días de fiebre, mocos y tos a la par que de paracetamol, flumil, mucho líquido, vicks vaporus y sobre todo muchos clinex.

Así terminó mi semana y comenzó la siguiente, empero gracias al chute de medicación y vitamina C que estuve ingiriendo, a lo largo del martes la fiebre desapareció y con ella los demás síntomas comenzaron su mejoría. Total que como buena aficionada al atletismo la enfermedad me había retirado de mis entrenamientos, asi que en cuanto noté una leve mejoría pensé:

“¿Y si salgo un ratito?”.

Asi que esta tarde, tras volver de la oficina,  me dispuse para tomar las calles. Eso sí fui previsora y pensé:

“No seas boba, llévate clinex, que todavía estás mocosa”.

De esta manera,  con todo mi equipamiento y mis zapatillas esta tarde me propuse correr. Como  no estaba en perfectas condiciones decidí que no era el momento de exigirme, pues además el domingo hay una carrera popular.

Llevaba escasos 10 minutos cuando  un dolor en el costado, comúnmente llamado flato, comenzó a molestarme mientras entrenaba. Normalmente el consejo que suelen dar a este tipo de casos es: “Baja ritmo y regula respiración”. Incluso, algunos apuntan que si agarras la zona, la molestia desparece con más rapidez. Como siempre fui muy obediente y en otras ocasiones el remedio casero había funcionado, una vez más seguí lo aconsejado.

Sin embargo, en esta ocasión, el dolor no cedía de intensidad llegando a plantearme la posibilidad de parar.  Lo que me llevó a preguntarme la razón por la cual en esta ocasión el remedio no había funcionado y entonces me di cuenta de  una gran obviedad:

es muy difícil regular la respiración cuando estás mocosa.

Dicho y hecho como buen pensamiento científico que había analizado las posibles causas de mi molestia, automáticamente apareció la solución. Si mi respiración no se regula porque estoy mocosa y por tanto me genera flato, que me impide correr sólo hay un camino posible:

pañuelo Saca el clinex y úsalo.

Así lo hice, corriendo con mis zapatillas al mismo tiempo que expulsaba mi mocosidad. Obviamente la cosa mejoró rápidamente, aunque como no detenía mi entrenamiento el círculo vicioso se convirtió en un bucle. Lo que dio lugar a una situación de lo más cómica, algunas personas de mi ciudad pudieron observar hoy a una loca corriendo con clinex en la mano y a veces expulsando mocosidad sin parar un sólo instante. Lo asumo, es cómico y una locura pero….al final estuve una hora corriendo, expulsé los virus que me quedaban y ahora estoy más sana. Asi que si alguna vez os ponéis malos y no funcionan las instrucciones y remedios de la medicina siempre nos quedará correr, ;P. Y por otro lado, si no os ponéis malos o bien esos remedios siguen funcionando, siempre podréis ver a algún chiflado/a corriendo con los clinex en la mano.deportista cansado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s