NUESTRA MEJOR HERRAMIENTA: LOS PIES

¿Qué sería de nuestras carreras sin nuestras piernas y en concreto sin nuestra mejor herramienta: los pies?

Una de las primeras cosas que un aficionado al running comienza a observar cuando comienza a correr es la aparición de pequeñas dolencias y heridas en sus pies. Una gran  parte de los libros sobre este deporte dedican especial atención a esta parte del cuerpo pues de su mala pisada, el exceso de calor y sudor se derivan las demás lesiones que pueden acabar por retirar a un corredor aficionado de cualquier competición y de esta práctica deportiva.

De hecho cualquier atleta o experto dedicado al estudio del running suele indicar que lo más importante a la hora de comenzar a correr son unas buenas zapatillas. De ahí que empresas como Nike, o Asics se dediquen de manera exhaustiva a analizar la pisada y sus consecuencias.

Una de las primeros efectos que comencé a observar al comenzar la práctica de este deporte fue la aparición de pequeñas ampollas en los pies. Ampollas que, en verano, como consecuencia del sudor y la mala transpiración pueden aparecer con más ahinco y dificultar la pisada en condiciones normales. Por ello dejo unos consejos que pueden ayudar en la mejora de las condiciones de nuestros grandes olvidados: LOS PIES.

1. Lo primero es elegir unas buenas zapatillas, son la herramienta de trabajo que va a permitir tu mejora en este deporte. Por ello algunas empresas especializadas realizan estudios de pisada muy recomendables a la hora de evitar malas decisiones y futuras lesiones. Además procura atender a algunos aspectos como la holgura y la estrechez, una buena zapatilla debe ajustarse lo más posible a tu forma de pie, pero nunca debe quedar demasiado estrecha pues sino tenderá a generar rozaduras.

2. Existen también lo que se llaman “calcetines técnicos”. Una buena zapatilla es importante, pero no lo es todo. De hecho cuanto más se acerca el calor tanto o más importancia cobran los calcetines, pues son el tejido más cercano a la piel. Por ello si no utilizas unos calcetines técnicos que refuercen y protejan ciertas zonas es muy recomendable que cubras el pie previamente con algún tipo de vendaje.

3. Debido a que al correr generamos una mayor presión sobre nuestros pies conviene cuidarlos posteriormente con mayor precisión. Por ello, se recomienda hidratarlos concienzudamente por la noche.

4. Las uñas pueden jugarnos muy malas pasadas, pues si no están bien cortadas y redondeadas con limas, con la presión que se genera mientras corres pueden favorecer la aparición de ampollas en los dedos o de otras lesiones mayores.

5. En el caso de que sigan apareciendo estas lesiones conviene que acudas a un especialista, los podólogos podrán aconsejarte sobre sus tratamientos personalizados.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s