¿Quién dijo que los empujones no eran buenos?

El pasado domingo 9 de junio tuvo lugar  la III Carrera Solidaria del Santander en colaboración con la Cruz Roja.

Este año, todo el dinero recaudado se ha destinado al proyecto Corre 1 kilómetro más de Cruz Roja, para favorecer la reinserción laboral de los desempleados españoles y evitar el fracaso escolar de las nuevas generaciones. Cerca de unos 5.500 corredores participaron en el evento, logrando recaudar alrededor de unos 30.000 euros.

Esta competición popular tuvo lugar en tres grandes ciudades españolas: Madrid, Santander y Sevilla.  Madrid fue la ciudad con mayor participación ciudadana, con alrededor de 3.400 participantes; seguida de Santander donde participaron alrededor de 1.200 corredores y  Sevilla con 900 dorsales inscritos. Todas ellas pudieron contar con la presencia de atletas de élite como Chema Martínez, Abel Antón, Ivan Hierro y Sergio Lorenzo. Sin embargo el protagonismo de la prueba fue para los atletas más jóvenes, pues cerca de 1.000 niños de entre 3 y 12 años participaron en las carreras gratuitas, obteniendo las medallas conmemorativas asociadas al evento.

¿Quién dijo que los empujones no eran buenos? El domingo 9 de junio, en la Casa de Campo de Madrid, alrededor de unos 3.500 corredores participaron en dos pruebas, de 10 y 5 km,  para favorecer la reinserción laboral de los parados de larga duración y evitar el fracaso escolar de los más jóvenes.

Una competición cuyo circuito corto permitía a los runners amateurs iniciarse en el mundo de las carreras ciudadanas con más o menos facilidad, gracias a la baja altimetría del recorrido. Por su parte, los corredores que participaron en la prueba de 10 km junto a Chema Martínez disfrutaron de los lugares más recónditos de la conocida Casa de Campo de Madrid,  mientras que, por el contrario, sufrieron con sus intensas pendientes.

Los kilómetros 4 y 5 de la prueba larga estuvieron conformados por subidas constantes, cuya altimetría llevó a muchos de sus participantes a frenar, reducir y parar su ritmo. Momento en el cual los corredores volvieron a demostrar que el running no es sólo correr, sino que una prueba ciudadana como ésta, se conforma no sólo de un eslogan sino principalmente de una actitud de sus participantes.

En el momento en que muchos de los inscritos en Madrid -agotados mentalmente por la elevada altimetría de la pendiente- frenaron sus ritmos y se desmotivaron, fue acompañado de actitudes de apoyo, abrazos, empujones y palabras de ánimo de los que continuaban en pie para que pudiera remontarse la carrera. Un empujón que, sin duda, levantó el ánimo de todos los inscritos y que de nuevo puso de manifiesto los mejores valores del ser humano.

No pienses, corre, es el título del  libro sobre  running que ha publicado recientemente Chema Martínez, cuyo eslogan pone de manifiesto que lo que importa en este deporte no es la edad, ni la condición física, ni su dureza, sino las ganas. Pues bien, en aquellos 2 km de la Casa de Campo, cuando comenzó a aparecer el sufrimiento en algunos corredores el resto, con sus señales de apoyo, simplemente recordaron una cosa: No pienses, corre.

Y, sin pensar y corriendo, se recorrieron los 10 km de la prueba y, gracias a su participación, algunas personas podrán, a través de Cruz Roja, correr 1 kilómetro más. Un pequeño empujoncito que, si bien no soluciona su situación, quizá les de fuerza y ganas para continuar, porque a veces los empujones son buenos.Sin nombre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s