El país de las maravillas

España 2007-2013: El país de las maravillas.

el pais de las maravillasEl país de las maravillas o el de los sueños era lo que iba a tener a mis pies en el momento en que me licenciara. Durante toda mi vida, mis padres habían hecho hincapié en la idea de que estudiar era el camino para labrarse el futuro. Cuántos de nosotros no escuchamos, por parte de nuestros familiares y profesores, a lo largo de la vida “Estudiad y encontraréis salidas“. 

Cuando en 2006 por fin obtuve mi título de licenciada, salí de la universidad con la sensación de que se abría todo un mundo maravilloso antes mis pies. No contenta con lo que había conseguido hasta el momento, decidí seguir con el consejo de mis profesores e invertir en lo único que tenía capitalización en esta vida, “la formación”. Asi que tras licenciarme no me lo pensé dos veces y continué estudiando doctorados, másters, idiomas, cursos de formación continua…etc. Pocos meses después comenzaron a escucharse pequeñas voces que entonaban, a la vez, una misma palabra: crisis.

Sin embargo, y por mucho que la entonaran, no parecía que esa situación fuera a afectar a lo que llamaban “la generación española más preparada de toda su historia”. Han pasado ya casi 7 años desde aquello y las sensaciones, la forma de enfocarlo y las personas afectadas no parecen ser las mismas.

Pocas cosas parecían cambiar al principio, al viajar en autobús o metro la gente parecía estar más callada (cosa extraña en los españoles que tenemos fama de gritones y habladores) quizá más taciturna y un poco menos risueña. Al salir a la calle podía comenzarse a observar más gente paseando, más ciclistas e incluso algún que otro corredor. Sin embargo, casi 7 años después, con más de 6 millones de parados, demasiadas unidades familiares con todos sus miembros sin trabajo, el desencanto por una clase política que acusa a su población de haber vivido por encima de sus posibilidades a la par que descapitaliza al país mediante casos de corrupción, un sistema fiscal que asfixia la pobre economía de subsistencia de un pueblo que lo único que desea es huir y una generación que pese a ser la más preparada de su historia ha comenzando a llamarse la generación perdida, tenemos en las calles un nuevo comportamiento social que depende de quién lo mire dice mucho o es mudo, el running.

Con la situación que vive España en la actualidad muchos son lo que reflexionan sobre la falta de contestación ciudadana, la ausencia multitudinaria de la ciudadanía en las manifestaciones…etc. McDougall en “Nacidos para correr” dedica un espacio completo a analizar cómo en el crack del 29 en Estados Unidos, la población desesperada por buscar una salida comienza a correr. Analiza cómo genéticamente tenemos asociado esta práctica  al concepto de peligro. Nuestros antepasados con una vida mucho menos sedentaria que la que nosotros conocemos, utilizaban el “running” para escapar de situaciones peligrosas. Por lo que, como evolución de una especie, nuestro código genético nos predispone a correr siempre que nos encontramos en situaciones complicadas.

Siguiendo este argumento no parece aleatorio que, en un país sin tradición por el atletismo, en los últimos años este deporte haya experimentado una oleada de participación, no sólo profesional sino también ciudadana. Cada noticia que se publica sobre una carrera popular parece, en los últimos tiempos, venir siempre acompañada de frases tales como: “récord de participación”, “incremento histórico de participantes”.…etc.  Todo ello acompañado de eslogans e intenciones que parecen representar a los corredores, como por ejemplo la Carrera de la Mujer con “Hay salida”, la Carrera Liberty con “Una meta para todos”, Corremos x Lucía que destinó parte de su recaudación  a la operación de una joven alcalaína para salvar su vista, o la Carrera del Santander que destinará el 100% al proyecto solidario de Cruz Roja corre un km+, que pondrá en marcha un programa de formación para empleos de larga duración y fomentar el éxito escolar.

el pais de las maravillasSiete años después la providencia de aquel último día de universidad parece haberse cumplido. No sé si España sigue siendo el país de las maravillas pero desde luego, con los pies, muchos ciudadanos le están diciendo algo a su gobierno, a su situación económica y a sí mismos. Quizá no salgan a la calle de manera contestataria como lo hacían tradicionalmente, pero hay muchas maneras de decir las cosas, es una cuestión de estar abierto a escucharlas.

Anuncios

4 comentarios en “El país de las maravillas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s